LACTANCIA MATERNA Y SU EFECTO EN LA REDUCCIÓN DE CÁNCER DE MAMA.



Tanto la Organización Mundial de la Salud como la Asociación Americana de Pediatría recomiendan la lactancia materna exclusiva los primeros 6 meses de vida. Después de los seis meses, se introducen alimentos sólidos continuando la lactancia hasta los dos años de edad o hasta que la madre y el bebé lo deseen. Se estima que si la lactancia materna fuera una práctica generalizada podrían prevenirse anualmente más de 800,000 muertes infantiles y 20,000 muertes maternas. La lactancia materna tiene muchos beneficios a la salud del binomio madre-bebé. La administración de leche materna reduce significativamente la enterocolitis necrosante y la diarrea en los primeros días de vida, reduce la necesidad de hospitalización por enfermedades respiratorias en el primer año de vida y los bebés amamantados presentan una menor incidencia de enfermedad inflamatoria intestinal, diabetes y obesidad en la edad adulta.  La lactancia materna también tiene beneficios para la madre, como la recuperación de su peso después del parto, así como una reducción significativa al riesgo de padecer depresión posparto, anemia, osteoporosis, enfermedades crónicas, cáncer de mama y cérvico-uterino. 


El cáncer de mama es una de los principales causas de muerte en mujeres alrededor del mundo. Existen muchos factores que influyen en su incidencia incluyendo la edad, número de embarazos, el uso de hormonas y la duración de la lactancia materna. La lactancia materna se ha considerado como un factor de prevención contra el cáncer. La incidencia de cáncer suele ser mucho menor en mujeres que lactaron comparadas con mujeres que nunca lactaron y esta protección es mayor conforme aumenta el tiempo que duró la lactancia.  Por lo tanto, a mayor duración de la lactancia mayor es la protección que confiere contra el cáncer de mama.


 Estudios han encontrado que las madres que dan pecho por más de 12 meses reducen su probabilidad de cáncer de mama en un 26% y de cáncer de ovario es un 37%.  Un reciente estudio de revisión donde se incluyeron 47 diferentes artículos científicos, concluye que el riesgo de tener cáncer de mama es 14% menor en mujeres que lactaron comparadas con las mujeres que nunca lactaron; y que el efecto protector de la lactancia persiste independientemente del numero de bebes que se tenga y este beneficio es mayor en mujeres que lactaron por mas tiempo. 


¿Pero cómo es que la lactancia materna protege contra este cáncer? La lactancia materna mantiene bajos los niveles de estrógenos en la sangre y se sabe que a menor cantidad de hormonas menor es el riesgo de que un tumor crezca. Además, la succión del bebé aumenta la producción de oxitocina, la cual ha demostrado tener un importante efecto anti-tumoral.   Así que la lactancia materna no solo protege a tus pequeños, sino que influye directamente en tu salud, previniendo uno de los mayores riesgos de cáncer en las mujeres. No obstante, es muy importante que las mujeres continúen sus revisiones periódicas mensuales y con su ginecólogo, que sigan cuidando su alimentación y su salud en general!


Agradecemos la colaboración de Michelle Klapp, IBCLC (Consultora de Lactancia Certificada).

Mamá Práctica 2019. Creado por Wix