¿QUE TIPO DE ALIMENTACION DEBO LLEVAR EN MI EMBARAZO?


Una buena alimentación antes, durante y después del embarazo creará las condiciones adecuadas para que el bebé se desarrolle en un ambiente sano y lo programará metabólicamente para tener una vida de calidad o en su defecto, una vida de posibles riesgos y enfermedades. Las mujeres deben adoptar un estilo de vida saludable para reducir el riesgo en defectos al nacimiento, bajo desarrollo fetal así como problemas de salud crónicos en la madre y el bebé.

El embarazo es una etapa de muchos cambios en el cuerpo, tanto en su anatomía como su la función. El cuerpo tiene que hacer adecuaciones para crear este ambiente en el que vivirá un feto por 9 meses. Unos de los principales ajustes que se dan son en el metabolismo, que poco a poco se va modificando conforme el embarazo avanza. Las hormonas son las encargadas principalmente de estos cambios.

1. Cambios anatómicos: Conforme transcurre el embarazo, el útero va aumentando su tamaño y varios órganos se mueven de lugar para permitir que el feto se aloje en la cavidad uterina. 

2. Cambios en el aparato digestivo: El vaciamiento gástrico se hace más lento y hay una disminución en el tránsito intestinal lo que provoca que muchas mujeres sufran de estreñimiento. Puede ocurrir un aumento en el apetito por la saciedad temprana (sentimiento de que te llenas muy rápido) y alteraciones en olfato y gusto por la acción de las hormonas. Existe además un aumento en la salivación por el incremento en la acidez lo que favorece la aparición de caries; y el aumento en la hormona gonadotropina coriónica puede ocasionar náuseas matutinas. 

3. Cambios fisiológicos: Se caracterizan por un aumento en el volumen sanguíneo y la frecuencia cardiaca; el consumo de oxígeno se ve aumentado por lo que puede existir dificultad respiratoria. Además, existe una importante retención de líquidos y la dilatación de los conductos de la uretra hace que las mujeres embarazadas tengan que ir con mayor frecuencia a orinar. 

4. Adaptaciones del metabolismo: Las hormonas son las encargadas principalmente de los cambios en el metabolismo. El feto sintetiza sus propios hidratos de carbono, proteínas y grasas transferidos de la madre, pero la cantidad de nutrimentos transportados depende del transporte de la placenta y del nivel que exista en la sangre materna de ese nutrimento; es por esto que tener una adecuada alimentación durante el embarazo hará que una apropiada cantidad de nutrimentos pasen al bebé a través de la placenta y que éste pueda tener el sustrato para crecer y desarrollarse. Las hormonas también son las encargadas de acumular grasa, disminuir la motilidad intestinal y promover el crecimiento fetal.

5. Incremento en el gasto energético: El crecimiento y desarrollo de la placenta y el feto, la preparación para la lactancia y todos los cambios en la composición corporal hacen que se gaste más energía durante el embarazo y es por eso que se necesita consumir mayor energía (calorías) durante esta etapa.

No debemos olvidar que también en esta etapa se presentan cambios sociales y psicológicos que conllevan a cambios en el estado de ánimo.

El feto sintetiza sus propios hidratos de carbono, proteínas y grasas transferidos de la madre, pero la cantidad de nutrimentos transportados depende del transporte de la placenta y del nivel que exista en la sangre materna de ese nutrimento. Es por esto que tener una adecuada alimentación durante el embarazo hará que una adecuada cantidad de nutrimentos pasen al bebé a través de la placenta y que éste pueda tener el sustrato para crecer y desarrollarse adecuadamente. 

Este crecimiento y desarrollo de la placenta y del feto, la preparación para la lactancia y todos los cambios en la composición corporal hacen que se gaste mas energía durante el embarazo y es por eso que se necesita consumir mayor energía (calorías) durante esta etapa. 

La frase “Comer por 2”, no significa comer el doble. Durante el 1er trimestre del embarazo (semanas 1-13) no será necesaria la energía extra. pero a partir del 2do trimestre (desde la semana 14) necesitarás entre 150 y 300 calorías extras al día, dependiendo de tus características individuales.

Principalmente se necesita de una cantidad extra de energía pero también de proteínas, ácido fólico, hierro, calcio, vitamina C, para formar los tejidos y órganos necesarios para el crecimiento y la maduración del bebé. 

Cuando una mujer consume una alimentación balanceada (incluir 1 alimento de cada grupo de alimentos en cada comida), una dieta variada y alimentos ricos en nutrimentos (sobre todo hierro, calcio, zinc) le está brindando una adecuada alimentación al feto. Para asegurar un crecimiento fetal normal, existen nutrimentos que la madre debe obtener de la dieta; y una baja disponibilidad de estos nutrimentos puede ocasionar retardo en el crecimiento fetal.

Es importante cuidar no solo la cantidad sino la calidad de la dieta. Muchas mujeres si consumen la cantidad adecuada de energía pero su dieta no siempre logra la calidad adecuada. 

Esta comprobado que no se debe dejar de consumir ningún alimento durante el embarazo. Dejar de comer alimentos alergénicos se ha comprobado que no reduce la incidencia de alergias en bebés. y les recuerdo que llevar una buenaalimentación durante embarazo tiene efectos sobre el ADN del bebé y que una deficiente nutrición causa que procesos de generación celular no se lleven acabo adecuadamente y que sean mas propensos a desarrollar enfermedades.  Diabetes gestacional, hipertensión, cesáreas, complicaciones en el parto y obesidad maternaRetardo en el crecimiento intrauterino.Nacimiento pretérmino.Macrosomia, defectos congénitos y obesidadEnfermedades crónicas del niño en la edad adulta:Enfermedad cardiovascularDiabetes tipo 2HipertensiónDislipidemia Varias mujeres durante esta etapa presentan cambios en su sistema digestivo y el estreñimiento puede ser un grande problema. incluir frutas y verduras crudas y con cáscara, granos enteros, leguminosas puede ayudar a aumentar el consumo de fibra y por lo tanto disminuir los síntomas. También es importante el consumo de 8-10 vasos líquido al día (agua natural de preferencia). Para lograr un adecuado consumo de nutrimentos es importante incluir grasas saludables, nueces y semillas (que aportan proteína y grasas saludables), verduras de hoja verde (hierro), leguminosas (ac. fólico) carnes rojas (hierro), lácteos y quesos (calcio), cítricos, guayaba, pimiento,fresas (vitamina C) entre otras. En caso de sospecha de que la dieta no sea la adecuada es importante que el médico o nutriólogo haga una evaluación para determinar si es necesaria la suplementación de micronutrimentos.  El consumo de cafeína debe ser limitado. Estudios han encontrado que altas cantidades de cafeína puedes causar un mayor riesgo de aborto o bajo peso al nacer, además de afectar la frecuencia cardiaca y respiratoria en el feto. Esto es con cantidades mayores a 150- 300 mg/día. Para que se den una idea de cuanto tienen los alimentos comunes.  60mg/160ml = café americano 40mg/32ml = café expreso 30mg/160ml = té negro 36mg/380ml = refresco de cola Para evitar foodborne illness (listeria, monocitogenes, salmonella, toxoplasmosis) es importante evitar el consumo de: Quesos o leche sin pasteurizarAlimentos crudosNo agarrar animales cuando se esta cocinandoPescados y mariscos (12 oz/ semana) – atún, salmón, camarón, pescado blanco por su alto contenido de mercurio Es importante mencionar que el tabaquismo y el consumo de drogas esta contraindicado ya que las sustancias tóxicas atraviesan la placenta y pueden tener efectos directos sobre el feto.  Comer con consciencia, satisfacer nuestro apetito pero tomando en cuenta estas recomendaciones permitirá tener un embarazo y un recién nacido sano.

Si quieres imás información del tema te recordamos que tenemos un curso online y presencial acerca de buenos hábitos maternos. Te invitamos a consultar nuestros cursos explorando la pestaña <cursos>. Se una #mamapractica


Mamá Práctica 2019. Creado por Wix