TENGO UN NIÑO MELINDROSO



¿Tienes un pequeño melindroso para comer en casa?

Te dejamos estos tips para ayudarlo:


*ESTABLECER HORARIOS Y RUTINAS - Tener horarios establecidos de comida permite que el cuerpo se auto-regule. Muchos niños que no están acostumbrados a tener una rutina pueden llorar o hacer berrinche al establecer estos límites, sin embargo, poco a poco se irán dando cuenta de que al avisarles por anticipado lo que irá sucediendo su propio organismo se acostumbrará y funcionará mejor. Podemos anticiparles qué habrá de comer, dónde vamos a comer y cómo se va a realizar la actividad.


*EVITA DISTRACCIONES: Distracciones cómo utilizar la televisión y/o tabletas mientras los niños comen genera que no sean conscientes de su alimentación. Muchos padres ofrecen utilizar estas distracciones para convencer a su hijo de comer pero no se dan cuenta del mal hábito que les están creando. Se sabe que muchos niños necesitan la distracción para no sentirse ansiosos por la comida (les ayuda a relajarse) o porque no pueden procesar sensorial mente la información. Te recomendamos, poco a

poco, reducir el tiempo que se invierte en estas distracciones durante la comida y/o hacer que estas distracciones empiecen a tener relación con la actividad en proceso, es decir, utilizar juegos relacionado con los alimentos que permitan desviar la atención sin perder el enfoque de la comida.


*PARA INTRODUCIR NUEVOS ALIMENTOS TE RECOMENDAMOS:

• Hacerlo lentamente; un alimento nuevo por semana.

• Darle varias oportunidades de probar el alimento; ofrecérselo en diferentes presentaciones y texturas.

• Ver cuál es el momento en que está más dispuesto a probar el alimento; ofrecerlo cuando tenga hambre y

no esté cansado.

• Ofrecerlo junto con otros alimentos ya conocidos; poca cantidad del alimento nuevo y poco a poco ir

disminuyendo la cantidad del alimento conocido.

• Presentarlos de manera divertida.

• Servir una porción pequeña del nuevo alimento y no esperar necesariamente que lo coma.

• Involucrarlo en la preparación del mismo.

• Alentarlo a probarlo platicando de su color, textura, aroma, figura, etc.

• Probar nosotros el alimento nuevo; servir de modelo y permitir que imiten.

• No forzar ni convencer.

• Explicar la importancia de probar una gran variedad de alimentos.

• Ofrecerlos en un ambiente relajado.

• Dar por hecho que le va a gustar; no mostrarse a la expectativa.

• Ser paciente.


* INVOLUCRARLOS EN SU ALIMENTACIÓN - Al cocinar ponemos en contacto directo a nuestros hijos con productos que podemos consumir por medio de todos los sentidos; estar en contacto con éstos y conocerlos, nos permite saber lo que tenemos en el plato para comer. Permitir que laven, piquen, corten, machaquen y sirvan los alimentos, entre otras cosas, les ayudará a tener una mayor aproximación sensorial y permitirá que sus manos registren los alimentos para así poder, en un segundo plano, llevárselos a la boca y degustarlos.


Recuerda que tenemos un recetario para meter a los niños a las cocina que puedes comprar. En cada procedimiento de la receta viene indicado de acuerdo a la edad y a las habilidades como puede el niño ayudar: DESCARGA EL RECETARIO



Mamá Práctica 2019. Creado por Wix