¿MI HIJO NO HA SUBIDO DE PESO?

Esta es una de las principales preocupaciones de las mamás de hoy en día. Tanto la edad preescolar como la escolar se caracterizan por una disminución en el crecimiento y desarrollo, lo que causa una disminución del apetito; el consumo de alimentos puede variar de un día a otro, y es importante respetar estas variaciones. El peso es solo una medida que nos habla del crecimiento que esta teniendo el pequeño pero no es el único parámetro que se utiliza para evaluar si un niño esta sano. Las gráficas que utilizan los pediatras para evaluar el peso no siempre son del país y por lo tanto la comparación no siempre es la ideal; se basan en el promedio de peso que tienen los niños de esa misma edad y se miden en percentilas. Lo que hay que saber es que estas gráficas en las que aparecen unas curvas de crecimiento, son datos estadísticos elaborados con una gran cantidad de niños, y sólo sirven de referencia para ver cómo está un niño en relación a los otros niños. No importa en que percentil se encuentra siempre y cuando se encuentre dentro de los parámetros de normalidad; es más hay niños que no entran en esas curvas y siguen estando sanos. Las tablas que más se utilizan son las internacionales de la OMS. Sabemos que todas las mamás se alegran cuando el pediatra les dice que su hijo esta en la percentil 90 y se alarman si les dice que está en el percentil 10. el percentil 10 indica que el 10% de los niños normales están debajo del tuyo y los niños no podrían estar todos en el percentil 90 porque dejaría de ser el percentil 90. Si tu hijo siempre ha estado en el percentil 3 pero ha aumentado de peso conforme a la curva probablemente esa sea su curva de crecimiento. Mientras tu hijo tenga la energía suficiente para realizar sus actividades a lo largo del día y esté creciendo a un ritmo constante, nosotros los padres no deberíamos preocuparnos por su peso, mas bien, debemos preocuparnos por ofrecerles una dieta de calidad.


Mamá Práctica 2019. Creado por Wix