¿SERÁ BUENA ESTRATEGIA ESCONDER LAS VERDURAS EN OTROS PLATILLOS?



Hotcakes con espinaca, albóndigas con verdura rayada, pastel de betabel… Cuántas recetas no invaden las redes sociales para que los niños coman verduras. En un principio esta estrategia puede funcionar para que un niño coma verduras pero estaríamos asumiendo que al niño no le va a gustar el brocoli por si solo y que por lo tanto, se lo tenemos que esconder. En la mayoría de los casos los niños se acaban dando cuenta y al contrario de lo que se espera pueden dejar de comer verduras en un futuro.


Cuando a un niño no le damos a oportunidad de probar un alimento por si sólo, no le damos a oportunidad de verlo, sentirlo para ver la textura y probarlo… no estamos entrenando sus papilas gustativas a recibir ese alimento.


SI… Las papilas gustativas se entrenan y es lo que debemos enseñarles a nuestros niños desde pequeños.


La meta para crear buenos hábitos de alimentación es ayudarle a los niños a enseñarles a que les gusten y por lo tanto seleccionen alimentos saludables.


Los famosos Hidden veggies nos pueden ayudar a incluir nuevos alimentos, pero nuestra recomendación es que SIEMPRE se le diga al niño el alimento escondido. Porque sino los niños no están aprendiendo a comer la espinaca, sino el hotcake verde que no sabe a espinaca porque el sabor de los otros ingredientes lo opaca.


Los primeros años de vida, desde la introducción a los alimentos sólidos hasta los toddlers

son los que están más dispuestos a probar alimentos nuevos; es en esta etapa que debemos aprovechar para enseñarles una gran variedad de alimentos. Si esta ventana se pasa, hace mucho más difícil esta aceptación; no es imposible pero la continua exposición debe ser una tarea importante en esta etapa de formación de hábitos.


Te recomendamos que si vas a esconder verduras en algún platillo, una vez que se lo termine, le avises SIEMPRE que escondiste esa verdura y le hagas notar que comió una nueva verdura y que sí le gustó. Esta estrategia funciona para quitarles la idea a los niños de que ciertos alimentos no les gustan; es importante que la verdura se la vuelvas a presentar en otra preparación, presentación y poco a poco hacer el acercamiento para que la pueda probarla por sí sola sin necesidad de esconderla. Recuerda que es a través de la constante exposición a esa verdura y a otras lo que hará que poco a poco tu hijo las vaya aceptando.


¿Qué tantas verduras comes tu? ¿Qué tanta variedad tienes en tu casa?

Empieza comprando mucha variedad de verduras y consumiéndolas para que seas un modelo positivo a seguir.

Mamá Práctica 2019. Creado por Wix