¿Tu hijo no acepta las proteínas?